Intervención: Las adicciones - Ps. Patricia Colovini

Intervención: Las adicciones - Ps. Patricia Colovini

Escrito el 02/09/2015


El presente escrito es parte del trabajo realizado en Centro de Investigación y Tratamiento de Adicciones, Dos Rius, Barcelona.
Planteo inicial para abrir modos de reflexión que aporten a la implementación activa de la Psicología en éste ámbito de intervención: las adicciones.
Presencia necesaria en un momento en que la apropiación del discurso acerca de la drogadependencia es discutido entre sectores biomédicos: psiquiatría, neurología, medicina clínica, genética etc.
Lo cual no es sin consecuencias a la hora de diseñar modos de intervención en el campo, que hacen retroceder la participación del psicólogo en ésta práctica clínica.
Desde mi deseo de que la psicología aporte su escucha humanizante en estos modos de padecimiento actuales, trabajo tratando de mantener un modo práctica que me permita participar dentro de una institución, donde confluyen diferentes perfiles de acción.
El siguiente material será sujeto a ampliaciones, modificaciones.

Patricia Colovini
Septiembre 2007

UN RIO SIN ORRILLAS *

Patricia Colovini

*He retomado este título, con el que J. J Saer, novelista argentino, titula a su libro, para nominar a ésta CLINICA DE BORDES, donde el DESBORDE es la consecuencia.
La práctica en ADICCIONES nos procura el encuentro con el más allá del placer... con el más allá de las categorizaciones, de la semiología habitual, con el más allá de la angustia
Trabajamos desde tres modos de intervención tratando, no sin dificultad, de integrar reflexiones, lecturas.
El área Medica- el área Psicológica, el área Socio terapéutica, son lugares desde donde se pretende un abordaje unificado en pro de una eficacia en la clínica de abuso de sustancias. El límite de cada discurso se patentiza diariamente, la necesidad de intercambios y de aceptación de límites es un reto constante para el equipo integrado.

Clínica de desbordes: marca una actual manera de organizar el goce, lo pulsional, lo mortífero… búsqueda de la completud… la totalidad… lo absoluto.
“SOY ADICTO” enunciado que obtura la abismal pregunta por el ser que a veces se revela como angustia. La angustia, lo que nos concierne en nuestra práctica… el vacío, las pérdidas, el resto, la diferencia (entre lo buscado como respuesta y lo obtenido)

Este modo, o manera actual de gozar contemporáneo conserva un plus, ficción de poder prescindir del otro, obteniendo en soledad un goce absoluto. “Falsas pócimas" dirá Anna, “la mujer que nunca tendría que haber conocido” dice Javier en referencia a lo enmascarado por la sustancia.

Cito lo dicho por Daniel, paciente en tratamiento: “… un extraño miedo al otro” “miedo a que me agredan”, “tal vez era por el consumo, pero estaba latente…” “siempre fui tímido, y ahora soy misógino” “ingresé pues volvió la idea del hechizo… una chica me he hechizado hace diez años para que me vaya mal en el terreno sentimental… me he quedado prendado de ésa chica… 
Sentía un atentado a mi masculinidad…”

Como grafica la cita, estamos frente a estados límites, borderlines, fronterizos, posiciones inclasificables que plantean continuidades entre figuras clínicas, pasajes entre las mismas, lo que hace difícil la presunción diagnóstica.
No hay corporización de una estructura, sino un VELAMIENTO de la misma.
Lo característico es la serie de impulsiones, agresiones, trastornos de la alimentación, de la sexualidad, indiscriminación, caracteropatías, angustia intensa hasta el pánico, episodios de actino aut y pasaje al acto…

Encontramos situaciones de desencadenamientos de psicosis en la abstinencia, de consumo o de tratamientos sustitutivos, psicosis tóxica que hubieran permanecido asintomáticas tal vez, tipos de psicosis en los que no está claro el período de irrupción: si antes o después del consumo, deterioro globalizado por excesos…

Complejización de cuadros, histerias convertidas en locuras, obsesiones en paranoias marcadas, tristezas devenidas en melancolías… situaciones que desembocan en dolor y empobrecimiento. 
“-…no sé querer… no me acuerdo de amar… no encuentro las formas… es un bloqueo constante… de no saber hablar ni qué decir… no soy rico en experiencias… sólo en bares y drogándome…” “… no sé cómo he llegado a éste punto ni sé cómo retomar el hilo argumental de ésta vida… me siento vacío…” Son palabras de Alejandro C. paciente que interrumpe su tratamiento.

Lo profundo del ser, la existencia, los riesgos, no pueden tramitarse, no hay suficientes recursos subjetivos…. 

Las sustancias prometen un espacio imaginario de posibilidades… las drogas cubren las hiancias de la pregunta.
Promesa- Flash y Recaídas. Circularidad que retroalimenta sufrimiento: desesperación-anestesia-desesperación.
Ciertas operaciones en la constitución fueron deficitarias (insuficiencia vital) es imposible el registro de que no hay otro, que hay faltas: frustración- privación… bisagras pendientes de enhebrar, pendientes de reestablecer, para que la pérdida sea posible, sin máscaras, sin sustancias, sin eternos retornos.

Ríos sin orillas, sin orden, sin límites: excesos = BORRAMIENTO – DESAPARICION – ANOMIA. Momento LETAL, ante el que intentamos “no retroceder” (J. Lacan).


Cito las palabras de Francisco, paciente reiteradas veces ingresado, en tiempo ya de concluir ésta etapa de internación en CITA, en la historia de Francisco una voraz figura materna no podía ser interdicta, una figura de un padre controvertido, cuestionado, amado y odiado parecía no poder verse desde otro sitio…

Francisco recuerda al principio de las entrevistas de psicoterapia individual, que su padre, poco antes de morir le dice a su madre: “… ahí te dejo al regalito" (refiriéndose a él y a la situación (de objeto) en la que lo dejaba el consumo…

Varias entrevistas posteriores, ya previo a su externación habla de un sueño:
“…he soñado que mi padre me regalaba una pluma estilográfica”. Los comentarios son: -“nunca me regalaba nada… siempre era mi madre la que lo hacía…” “puede ser que el regalo sea para que sea un HOMBRE y deje de ser un gilipollas…” “mi padre me da herramientas”.


Francisco había ingresado por una temporada y decide quedarse más tiempo. En este momento su externación esta próxima, pide seguir con su tratamiento de psicoterapia individual en Madrid, ciudad donde vive. Ha buscado centros de estudios para seguir con ellos… y tal vez la pluma estilográfica le dé la palabra.


 

Patricia Colovini - Matrícula 3546
Coordinadora Area Psicología CITA - DOS RIUS (BARCELONA)
Agosto / 2007